Tu medio cupcake: Galletas de Vainilla Pirateadas!! Súper buenas e ideales para decorar!!!!

29 abril 2013

Galletas de Vainilla Pirateadas!! Súper buenas e ideales para decorar!!!!



Ya hemos vueltoooo! Y empezamos la puesta al día con estas Cookies de Piratas!!!!

Las hice para un mercadillo benéfico en la guardería de nuestros sobris... y volaron!! Bueno, en realidad voló todo!

Y es que mi cuñada (la que nos metió en este mundillo :P ) y yo teníamos una mesa llena de cosas chachis!! Cupcakes de vainilla (con toppers de piratas y princesas), cupcakes de chocolate y otros cupcakes de vainilla recubiertos de Oreo simulando un Mickey! Cookies, cake pops, estas galletas de piratas, un montón de bizcochos distintos, mermeladas caseras de varios sabores... todo hecho por nosotras y algunas de las mamás de la guardería!

Así que ya véis que era una mesa muuuuy guay!!!

Bueno, en realidad tuvimos que coger dos mesas porque no cabía todo! Lo único malo es que no tengo foto de nuestro "stand" mega dulce... jooo!!

Pero estamos súper contentas con el resultado! Y es que ha valido muchisisisisimo la pena!! La gente se lo pasó genial, los niños aún más (había castillo hinchable, pintacaras, gincana...) y se vendió todo todo todo lo que habíamos llevado!!! Así que mejor imposible!!

Y ahora sí... la receta!! La saqué de El rincón de Bea pero he ido cambiando algunas cosillas, así que os la pongo tal y como yo la hago :)



GALLETAS DE VAINILLA (25 - 30 galletas de 7 cm. de diámetro)
(receta modificada de El rincón de Bea)

Ingredientes:

- 1 huevo (tamaño L)
- 200 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 200 gr. de azúcar glass
- 440 gr. de harina
- 3 - 4 cucharadas de leche semidesnatada
- 1 y media cucharadita de extracto natural de vainilla


Empezamos tamizando la harina y reservamos.

A continuación, tamizamos en un bol el azúcar glass, le añadimos la mantequilla y empezamos a batir a velocidad muy baja para que se incorpore. Cuando veamos que ya no hay peligro, aumentaremos la velocidad y seguiremos batiendo hasta que no quede azúcar suelto (si es necesario pararemos de batir, bajaremos los restos que queden en las paredes del bol y batiremos de nuevo).

Cuando la mezcla haya aumentado ligeramente su tamaño y sea más blanquecina (igual que cuando hacemos un buttercream), incorporaremos el huevo (que previamente habremos batido ligeramente) y el extracto de vainilla, y volveremos a batir hasta que se integre todo.

Ahora, añadiremos la harina (ya tamizada) poco a poco, a cucharadas, y batiendo entre medias para que se vaya integrando. Cuando llevemos algo más de la mitad de harina incorporada, veréis que la masa empieza a desmigarse, es decir, en vez de ser una masa homogénea, irán apareciendo trocitos de masa "independientes".

En este punto añadiremos una o dos cucharadas de leche (según lo seca que la veáis, pero id poco a poco mejor!) y volveremos a batir para que se ligue la masa. Seguiremos añadiendo harina hasta obtener una masa compacta y homogénea que se despega fácilmente de las paredes del bol, pero que NO se desmiga (en este caso deberíais añadir más leche), NO se nos pega en las manos pero SÍ será grasa y nos pringará las manos (veréis que nos "brillan" por la grasa de la mantequilla).


Una vez esté lista la masa, formamos una bola con ella y la colocamos sobre un papel de hornear. La cortamos en 4 trozos del mismo tamaño y cogemos uno de ellos.

Le damos forma de bola otra vez y lo ponemos sobre un papel de hornear. Lo cubrimos con otro de igual tamaño y lo extenderemos con el rodillo hasta que tenga un grosor de unos 5 - 6 mm. aproximadamente. Una vez estirada la masa, la guardaremos totalmente extendida y plana en la nevera (manteniéndola entre los dos papeles de hornear). Con el resto de trozos haremos exactamente lo mismo!

Una vez tenemos las 4 planchas de masa en la nevera, las dejaremos como  mínimo 3 horas, aunque en eso yo siempre he hecho caso a Bea y las he dejado de un día para otro ya que dice que la consistencia es mucho mejor.

Pasado ese tiempo, tocará cortar las galletas! En este punto ya podemos poner a precalentar nuestro horno a 180º por arriba y por abajo y, a continuación, sacaremos una de las planchas, le quitaremos el papel de la parte superior y cortaremos todas las galletas posibles con el cortador que hayamos elegido. Las galletas ya cortadas las volveremos a poner sobre un papel de hornear y las meteremos de nuevo en la nevera unos 15 minutos (OBLIGATORIO!! sino perderán la forma durante el horneado!).

Esto mismo lo haremos con el resto de planchas de masa que tengamos (sacar, cortar y volver a meter la galleta cortada para que se enfríe).

Una vez hayan pasado los 15 minutos, nuestra masa ya estará completamente lista! Nosotros la horneamos durante unos 13 minutos (aprox.), pero deberéis tener en cuenta el tamaño de vuestras galletas para calcularlo... y un minuto de más o de menos es mucho en este caso!!


Bea aconseja que sean mínimo 10 minutos y que, por ejemplo, en galletas de unos 10 cm. de tamaño el tiempo de horneado es de unos 18 minutos. Eso sí, tened en cuenta que las galletas cuando están en "su punto justo" pueden dar la impresión de crudas... porque no tienen un color dorado y al tocarlas están blandas! Pero es que una vez fuera se siguen haciendo... y al enfriarse se endurecen!! Así que vigiladlas mucho mucho no se os vayan a quedar demasiado duras :P

Finalmente, en caso de que queramos que se doren un poquito más, las sacaremos del horno y las dejaremos enfriar totalmente sobre esa misma bandeja caliente. Si no queremos que se hagan más, las dejaremos enfriar en la bandeja unos minutillos y luego las pasaremos a una rejilla para que terminen de enfriarse por completo.

Y fin!!!! Listas para decorar! Yo lo hice con fondant porque aún tengo que practicar con la glasa... pero tienen una consistencia muuuy buena para cualquiera de las dos cosas!

Por cierto... espero que no os asustéis con tanta letra! Las galletas son muuuuy fáciles de hacer pero son un poquito más laboriosas... eso sí, están súper ricas!!!!! Y pensad que tenéis galletas para muuuchos desayunos y meriendas!! jejeje Así que espero que os animéis con ellas!

Muuuuchos besitos y que tengáis un principio de semana genial!!!


PD: Las batidoras de brazo NO sirven para hacer la masa de las galletas. Pensad que este tipo de masa es demasiado compacta y que lo más probable es que os quedéis sin varillas... Lo ideal es una batidora amasadora (lógico...) y, sino, una batidora de 2 varillas, aunque tened en cuenta que con las varillas podréis batir al principio (cuando la masa esté más blanda), pero luego será mejor cambiarlas por las varillas de amasar o hacerlo a mano en caso de que le cueste mucho.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
PINTEREST